Realidad aumentada aplicada a la medicina

Desde hace un tiempo la Realidad Aumentada ha empezado a constituir una herramienta más a través de la cual se ofrecen nuevas formas de visualización de elementos nunca vistos que aportan muchas más facilidades a los profesionales para llevar a cabo su labor. Un ejemplo de ello es el campo de la medicina, en el cual tanto la informática como sus ramas derivadas han permitido a los profesionales de este sector disponer de ciertas herramientas para desempeñar sus competencias de una manera rápida y efectiva.

Es por ello que los sistemas de Realidad Aumentada pueden facilitar el trabajo en campos como la cirugía. A través de resonancias magnéticas es posible recabar datos del interior del paciente de una manera no invasiva, además de realizar una reconstrucción que puede ser superpuesta sobre el cuerpo físico en tiempo real. De esta manera, se pueden conseguir operaciones más recientes y con mayores garantías de seguridad para los pacientes.

Además, la realidad aumentada puede ayudar enormemente a enriquecer la información que proporcionan algunos elementos como radiografías u otras herramientas usadas para el diagnóstico de pacientes. Todo ello hace que el campo de la medicina sea uno de los ámbitos donde la realidad aumentada puede suponer un mayor avance y revolución.

Pero quizás el mayor avance se ha conseguido en el campo de la investigación. Un grupo de científicos de la Escuela de Medicina de la Universidad de Washington desarrollaron unas gafas de realidad aumentada que pueden distinguir las células cancerígenas de las sanas. Este descubrimiento podría marcar una diferencia significativa en los procedimientos quirúrgicos para extirpar los tumores de los pacientes que padezcan cáncer, pues facilitaría el trabajo de los cirujanos al brindarles la oportunidad de operar con más precisión sobre las áreas más afectadas por la enfermedad. Es decir, por medio de estas gafas se podrán identificar mejor qué tejidos deben ser extirpados hasta el punto de que no sean necesarias segundas intervenciones.

 

Foto de Shutterstock